Feliz Viernes Santo

por Abr 3, 2021España y Europa0 Comentarios

El COVID-19 pretende eclipsar nuestras vidas. Ignoro si hay uno o más viruses sueltos, cómo llegaron a soltarse, su letalidad real o las condiciones en las que esta aparece, si las cifras de contagios y muertos son fiables, si los tests son fiables.

Tiendo a pensar que hay un gran gato encerrado en todo esto. Y que el Sistema quiere acabar con nuestra libertad por razones energéticas, económicas y de control poblacional y dictatorial.

El virus, exista o no, ejerce de pretexto para todo ello. ¡Alarma! Y se hacen con todo el poder, evitan el gasto de energía, empobrecen y nos acostumbran a la servidumbre contra la que podríamos levantarnos.

Antes del COVID-19 las cosas ya estaban muy mal en las cabezas de las gentes europeas que son las que mejor conocía yo. Maldad, egoísmo, engaño, hipocresía, postureo, materialismo, comparación, insolidaridad como valores rectores de las sociedades europeas. Encontrar a alguien sano ya era una ardua tarea.

Ahora se le suma las leyes, la matraca mediática, el miedo, y la posible presencia de una enfermedad letal que ha tornado la vida en Europa en una especie de eclipse total.

En Suramérica la gente es mucho más sana. Aquí hay mucha más resiliencia y caso omiso, u olvidadizo, de lo que los medios martillean sin cesar.

Aquí triunfa más la vida natural, y me congratulo por ello. Pero las autoridades aprietan (según dictan las consignas globalistas) como en cualquier otro lugar: mascarilla, toques de queda, permisos para mobilizarse, tarjetas de identidad pares o impares para entrar a comprar.

Yo mañana voy a un pueblo de montaña, a almorzar y preguntar por arriendos económicos. Domingo, al río. Lunes, pizza con mi gente. Y trabajo, mucho trabajo y direccionalidad gracias a Dios.

En Colombia he recuperado mi identidad católica española que en España estaba siendo borrada. Gracias Colombia. Ahora solo queda preparar alguna manera de irrumpir en España para hacer despertar las consciencias, con virus o sin virus nos están cociendo vivos allí. Aunque a veces pienso que España es insalvable porque solo ellos podrían salvarse pensando un poco, y prefieren no hacerlo,

Salvar a un zombi de la muerte no tiene mucho sentido… ¿Estará España más allá de toda recuperación posible en cuanto a las mentalidades de la gente? ¿Podremos amar a nuestros compatriotas zombificados de nuevo alguna vez?

Tiendo a ser pesimista.

En todo caso, feliz Viernes Santo y que Dios les bendiga.

Loading Likes...