Aturdidos, pero no desgajados: recuperando la Tradición en España

Aturdidos, pero no desgajados: recuperando la Tradición en España

Aturdidos, pero no desgajados: recuperando la Tradición en España

Es cierto que la generación actual de españoles han crecido con referencias desdibujadas al pasado, expuestos como están al Capitalismo y a la producciones culturales anglosajonas (Netflix, toda la Industria Discográfica, etc).

La Transición y demonización del Régimen anterior juegan un papel en todo eso, para un borrado de la historia de las mentes de los europeos que es sin embargo de mucho mayor alcance, para la creación de un “Europeo Nuevo” a gusto del Imperio: un ser guiado por el inmediatismo del placer, sin resistencia nacionalista, sin noción de soberanía, para el que prime el ego, la insolidaridad, el trabajo y el consumo, el no-pensamiento, la no-convivencia.

Se trata de un borrado de nuestra historia e identidad, y de todas aquellas instituciones no-estatales y no-mecantiles, instituciones antiguas hoy mermadas, emanando del pueblo, que regían nuestras vidas, antes del apogeo Luciferino actual, dónde solamente el híbrido Estado-Capital está legitimado para influir en los acontecimientos.

Esas instituciones intermedias se quieren erradicar: Gremios, Fueros, Comunales, pero sobretodo Familia y Nación.

“A España no la reconocerá ni la madre que la parió”, dijo el sociata Alfonso Guerra en su prime. La tabula rasa que la PSOE se ha encargado de llevar a cabo en sus distintas manifestaciones / ciclos (González, Zapatero, Sánchez), y en menor medida el resto de partidos mafiosos españoles, tienen toda la responsabilidad de nuestra dificultad añadida para recuperar el pasado. Tanto es así, que uno aseguraría que el PSOE es un instrumento extranjero y exterior para desvirtuar y desnaturalizar España, y a estas alturas yo me lo creería. Hay libros al respecto, de hecho.

Veamos algunos puntos que el Régimen de 1978 ha traído a España, mayormente de la mano del PSOE, pero también de los peperoni:

  • no a la continuidad histórica de España: sí a la disrupción y alteración de su ser histórico, sí a la interrupción de la soberanía, sí al vasallaje “democrático” de la EU/Imperio (no es mucho más democrático que Franco)
  • no a la Familia, sí a la fragmentación individualista
  • no a tener hijos, sí al aborto
  • no a la unión entre hombres y mujeres, sí a la desunión entre hombres y mujeres
  • no a una España étnicamente reconocible, sí a tanta mezcolanza como se sea capaz (algo que hasta cierto punto es tolerable, pero pasado cierto punto empieza a ser alarmante)
  • y etc

 

Por lo tanto, aquellos de entre nosotros que queremos regresar a un mundo antropológicamente consciente y responsable, dónde en vez de servidumbre (comprada con placer) tenemos soberanía (luchada día tras día), tenemos una baza a nuestro favor: ese pasado que debemos recuperar es racionalmente accesible, porque se trata ni más ni menos que la prevalencia de la Familia y la Nación, dos entidades que están grabadas en nosotros profundamente, por muy atontaos y drogados por el Ego-Capitalismo-Feminazi que estemos (que lo estamos).

Son dos instituciones que están en nuestro inconsciente colectivo, si eso existe, que creo que sí.

La Familia puede ser destruída, pero puede ser recuperada. La Nación y su continuidad histórica pueden ser destruídas, pero pueden ser recuperadas también, aunque quizás menos, porque la suplantación poblacional es menos reversible que las moditas anti-Familia moderniquis del feminismo.

En cuanto a nosotros, está 100% en nuestras manos recuperar para nuestro propio tiempo (así como pasar a las generaciones venideras) todo lo que sepamos directamente del pasado (el funcional y el estable, no el pernicioso) que está siendo borrado deliberadamente de nuestras mentes: convivencia, familia, historia, tradiciones, costumbres, estilo y elegancia, masculinidad para los hombres, feminidad para las mujeres, artesanía, agricultura, ganadería, auto-suficiencia, folclore, uso del idioma, etc.

Y si no lo recordamos ni lo sabemos porque ya estamos muy dañados en ese aspecto, debemos reinventarlo, y, con esa brújula generalista (Familia, Nación) regresar a un status quo que honre a ambas cosas, en lugar del mezcolámen luciferino, lúbrico y dinérico a imagen y semejanza del capitalismo espectral anglosajón (y tengo grandes amigos anglosajones, pero su sistema no me sienta bién) que nos gobierna, como a un hormiguero de desalmados.

Hasta pronto,

― Nacho

¿Criar niños en España?

¿Criar niños en España?

¿Criar niños en España?

La Ministra esa ya lo dijo hace dos o tres semanas: “los hijos no son de los padres” (omitió la segunda parte: son del Estado que decide qué sujetos quiere: sujetos incompletos, envilecidos, y egoístas).

Hoy España está endemoniada. Poseída. Parasitada en su espinazo por todas las fuerzas del Mal.

La sociedad acata la sumisión (el Estado sería perfecto, tu no serías nadie ni nada), acepta la dependencia total, la intrascendencia propia, el desamparo, la burocracia, la micro-regulación, el consenso social-demócrata y el feminismo de Estado.

Hemos dejado, en cierto sentido, de tener una sociedad, porque esta ha sido puesta al servicio del Estado, y debería ser al revés.

Pero la gente parece haber acatado la comodidad del dejarse llevar, y se ha vuelto acérrima a las propuestas de los Medios del Estado-Capital (ese monstruo de dos cabezas): fútbol, telecinquismo, pornografía como sexualidad, drogas como “libertad”, etc, etc.

Todo ello sin hablar de los problemas laborales y económicos fruto de la explotación capitalista y la nueva organización del trabajo del Femi-Capitalismo: trabajadores pobres, impuestos excesivos (en un país con mucho Estado, eso sí), precios de la vivienda desorbitados que el rentismo se niega a rebajar, y desbaratamiento del hombre masculino y de su labor en una economía de servicios mayormente feminizada.

Estas condiciones sociales, políticas y económicas de hoy, disminuyen a la persona, se cargan la riqueza de la vida, crean sujetos incompletos, viciosos, deprimidos, desprovistos de soberanía y de independencia y de competencia, haciendo estragos en particular entre la población masculina, desprestigiada, desprovista de un sentido, arrojada al fútbol, el porno y el cinismo generalizado.

Nos guste o no, ese contexto español es una fuerza con la que debes contar si vas a tener hijos, y a la que debes “neutralizar” en la educación que les des, y aún y así el contexto no “se irá”: seguirá allí y tus hijos/as deberán vivir en él por los tiempos de los tiempos.

Obviamente, la educación que reciban en casa por parte de uno es crucial, y con ella se puede combatir la destrucción de las subjetividades orquestrada por Medios, Estado y Capital.

Pero el mundo en el que deberán crecer es una auténtica distopía.

Yo debería vivir bastante “fuera del sistema” como condición sine qua non para emprender la crianza; si no, me niego a putear a mis hijos así.

Y esa huída del sistema, incluiría cosas como:

  • vivir en el campo.
  • tener otras familias, varias, con hijos del mismo estilo, cercanas (no necesariamente hippies, sinó gente normal, con ofico y beneficio, gente decente, humilde, sencilla).
  • educarles en valores humanistas, incluso algo tradicionales: el hombre es hombre, la mujer es mujer, el hombre lidera y es respetado y prestigiado, y la mujer respalda y es respetada y prestigiada.
  • teletrabajo para estar allí con ellos.
  • homeschooling o tele-educación (ignoro la ley de sobre esas cosas).
  • alimentación sana.
  • mínima tele para que se expongan al sistema en pequeñas dosis, como nos exponemos a las bacterias. Que vean al Ramontxu y la Pedroche dando las campanadas está OK.
  • etc.

Y eso teniendo una mujer confiable. Si se cumplen esas cosas, adelante. Si no, me niego a que estén en una ciudad contemporánea infecta y expuestos al Nuevo Orden, su casta, el precariato, la televisión, la educación estatal (de la que se salvan excepcionales muy buenos profesores, todo sea dicho), el imaginario capitalista, el feminazismo, y la sumisión a un Estado que con su organización ha logrado el punto crítico de fe y abducción social con los que soñaron otros regímenes sangrientos en el pasado, y que hace lo que le da la gana con la gente – sin oposición, sin criterio alternativo, sin protesta estructural alguna y, de hecho, con su apoyo entusiasta.

Mis dos céntimos sobre esa alarmante cuestión.

¿Una cantidad de olvido apropiada?

¿Una cantidad de olvido apropiada?

¿Una cantidad de olvido apropiada?

Nunca hubiera imaginado que alguna gente de origen popular en Colombia y Venezuela confundirían España con Italia o Argentina, pero SUCEDE.

O que no sepan ubicarnos mucho, y tengan que pensar y hacer como memoria “Ah sí, España…” o “hablas muy bién el castellano, qué hablais allí?”. Luego hacen memoria y ya te ubican, pero les cuesta.

Me encanta cuando sucede, es tan descabellado y entrañable a la vez.

Realmente no hay presencia de españoles, física, en Hispanoamérica, o tan poca que es como si no hubiera ninguna.

Eso tiene sus cosas buenas para los que estamos aquí. Malas ninguna, porque pierdes de vista el país (España) que, a mi al menos, tanto me ha agobiado y tan corrupto me parece (a todos los niveles).

Llegué a sentir que si no me mudaba me iba a volver loco, el egoísmo, el materialismo, la maldad, la corrupción de las almas y el postureo en España me estaban enfermando.

Luego la echas de menos, que si los bares, las ruinas romanas, las señoras teñidas, los colegas del barrio, pero yo necesitaba desconectar.

Aparte de la ausencia física de españoles en América (que los hay, pero somos cuatro), tampoco destacamos en las redes, donde si bién se prodigan algo más (youtube, etc), seguimos siendo minoría (el más presente es México).

Eso es una nueva perspectiva para mí, que relativiza el rol e impacto que tenemos en América: es relativo y reducido, es ocasional, es remoto. Creo que para bién, porque la España actual está como endemoniada, en su peor versión, la más cáustica, la más agresiva, por las razones antes mencionadas (Dios Dinero).

Finalmente, la realidad del dia a dia se impone tan masiva y severa para mucha gente en América que no tienen fuerzas ni para mantener en la cabeza que existen tales o cuales países y que son así o asá. No tienen tiempo para pensar mucho, si acaso para anhelar una realidad económica algo mejor.

La mayoría de gente sí tienen una idea de España. Pero un persistente 20% de personas no lo tienen del todo claro y deben darse un instante para recuperar el hilo de esa historia que se borró, buscar familiares allí en su memoria, recordar qué sé yo, a Julio Iglesias o los toros, y recobrar la noción de que una vez fue una Metrópoli de la que todos eran ciudadanos.

Ha sido un fascinante aprendizaje y una cura de humildad: no somos nadie… estamos muy lejos (los españoles) de nuestra mejor forma: moral, social, personal.

El Dinero, el Becerro de Oro, se ha encargado de anular todas las características que nos hacían reconocernos como hombres con un alma y un corazón.

Quizás este olvido americano tenga, por tanto, su razón de ser, y sea mejor así… aunque tampoco estoy del todo seguro.

La Burguesía de Estado (o el Estado del Bienestar)

La Burguesía de Estado (o el Estado del Bienestar)

La Burguesía de Estado (o el Estado del Bienestar)

Presentamos hoy un video de Félix Rodrigo Mora sobre el Estado del Bienestar y sus espejismos, y un diagnóstico grave y conciso: el Estado del Bienestar hace a la gente pedigüeña y disgregada.

En cambio, una verdadera sociedad es relacional y convivencial.

En muchos barrios de Madrid por ejemplo, como, en general, a lo largo de toda la América Hispana, se conserva ese potencial como en ninguna parte (en comparación con otros barrios del mismo Madrid, o de otras ciudades españolas genéricamente más fragmentadas, o en comparación con otras ciudades europeas, especialmente las dichas “globales”), porque la gente del barrio se conoce y se reconoce.

Los barrios más aburguesados, o más “globales” (zonas de “compra” o de “marcha”) , o los de nueva construcción, tipo PAUs, etc, ya son harina de otro costal.

Menciono Madrid porque allí se percibe este componente de barrio “fuerte”, no siempre halagüeño, pero sí enraizado, aunque seguro que si vas a otras partes (Sevilla, Zaragoza, lo que fuere), también hay vida de barrio, que es el gérmen de la sociedad.

Pero en Madrid lo vi bastante.

En definitiva, pudiera ser que hayan Deshumanizado a la sociedad “a machete”, y ni cuenta nos hayamos dado…

Otra cosa que señala Félix (yo soy muy fan) es sobre la naturaleza de los políticos y funcionarios.

En el siglo XIX, el burgués era el explotador. En el XX, la empresa fordiana o gran empresa, así como los Regímenes autoritarios, y el Imperialismo y Capitalismo en su segunda mitad y especialmente último cuarto.

Hoy el Explotador (siglo XXI), es el Alto Funcionariado y los Políticos: no están allí por altruísmo, sinó para erigirse como nueva Clase Explotadora, de una maquinaria que goza (erróneamente) del beneplácito popular (al menos por el momento): el “llamado” Estado del Bienestar.

Sin más dilación:

Lección de Política. Capítulo 1º.

Lección de Política. Capítulo 1º.

Lección de Política. Capítulo 1º.

La Clase dirigente mete tantos problemas (y distracciones) al pueblo que este está demasiado ocupado con sus tribulaciones para ejercer el control a los poderosos.

Impuestos, Leyes, Normativas, Burocracia, Policía, Alcohol, Fútbol, TV, Inocentes Vídeos de Gatitos, Porno, esfuerzos deliberadamente insuficientes contra el Crimen, Atentados de Falsa Bandera, Guerras de Elección, Puertas Abiertas y Fomento del Exilio, Medios de Comunicación y Retóricas de la Angustia, del Odio, del Miedo, Pobreza, Deuda, Horas y Horas de Trabajo Asalariado, Bajos Salarios, Precios Altos, Jerarquía, Desaparición de la Agencia en las Personas y en las Comunidades, Fragmentación, Asco al Otro, Egoísmo, Individualismo…

Todo enfocado a que cuatro hijos de perra se peguen la vida padre a costillas de los demás.

Esto no es ninguna democracia. Esto no es nada aceptable de ningún modo. ¡Y lo saben!

Elecciones Generales en Spanien, VOX

Elecciones Generales en Spanien, VOX

Elecciones Generales en Spanien, VOX

Este 28 de Abril hay Elecciones Generales en España

Dicen que sube VOX, me parece más bién que mal, aunque es patente que son unos burguesillos enseñoriteados, y lo que es aún peor, que están atados a la correa, es decir, a los poderes del Estado Profundo (y globalista), que no les dejarán hacer nada relevante que contradiga su agenda (los dejarán ladrar un ratito sobre nacionalismo, y soliviantar simbólicamente las inquietudes de la gente).

Para cualquier observador que se disponga a leer todo entre líneas, el Sistema se demuestra hartamente jodido… te permite ser cosmético, más no revolucionario. Nadie aparece en escena sin permiso de los de arriba.

Con Podemos reunieron el descontento de izquierdas usando una intensa publicidad por parte de los medios (un domesticado y combinado “somos revolucionarios” / “ojito que vienen estos”), luego los absorvieron en el sistema partitocrático, los acomodaron con chaleses y los pincharon, para re-hincharlos con una inconsecuente, fútil, vacía social-democracia corrosiva; encadenante y auto-tetraplejizante. Desactivo está.

Izquierda Unida, por Podemos fagocitada, si alguna vez supusieron una resistencia de la Clase Trabajadora ante la Élite (en un mundo que tiende a lo Piramidal como nunca, esta vez a lo grande), ya han sido completamente barridos (laminados, destruídos).

También pienso que VOX sobrerreaccionan con el tema de Cataluña, por eso no los votaría (no puedo congeniar con esa vocación aplastadora), pero por el resto de cosas que atañen a España (detener la inmigración, mantener el orden público, desbaratar el feminismo, proteger el derecho a la vida, fortalecer el soberanismo, desmantelar el mega-Estado desde el liberal-conservadurismo) me parecen no solo aceptables sinó necesarios para rescatar a la sociedad de sus ruinas actuales, sin olvidar que su destino es probablemente ser aguados y absorvidos para que siga el proceso de descomposición (deliberada) de Europa en el que nos hallamos, y que por tanto no lograrán sinó ser poco más que retóricos al respecto de sus postulados.

En definitiva, votar a VOX es (me temo) una bienintencionada ilusión, que apoyo solo parcialmente, pero que no detendrá el curso de los acontecimientos, porque para ello hay que salir del estato-parlamentarismo y hacerlo nosotros como sociedad.

Los que deseéis y podáis votar para frenar (así sea simbólicamente) la locura actual (yo estoy fuera y no me dio tiempo al papeleo), hacedlo a consciencia, hay opciones minoritarias interesantes, incluyendo quizás a VOX, y ya sabéis que se puede votar en blanco (con el sobrecito vacío) y eso es lo que más les jode, pues es un “NO” a su sistema (y un “no” a su Sistema – Piramidal/Faraónico – es un “sí” al Humanismo).

Saludos y buena suerte.