¿Criar niños en España?

¿Criar niños en España?

¿Criar niños en España?

La Ministra esa ya lo dijo hace dos o tres semanas: “los hijos no son de los padres” (omitió la segunda parte: son del Estado que decide qué sujetos quiere: sujetos incompletos, envilecidos, y egoístas).

Hoy España está endemoniada. Poseída. Parasitada en su espinazo por todas las fuerzas del Mal.

La sociedad acata la sumisión (el Estado sería perfecto, tu no serías nadie ni nada), acepta la dependencia total, la intrascendencia propia, el desamparo, la burocracia, la micro-regulación, el consenso social-demócrata y el feminismo de Estado.

Hemos dejado, en cierto sentido, de tener una sociedad, porque esta ha sido puesta al servicio del Estado, y debería ser al revés.

Pero la gente parece haber acatado la comodidad del dejarse llevar, y se ha vuelto acérrima a las propuestas de los Medios del Estado-Capital (ese monstruo de dos cabezas): fútbol, telecinquismo, pornografía como sexualidad, drogas como “libertad”, etc, etc.

Todo ello sin hablar de los problemas laborales y económicos fruto de la explotación capitalista y la nueva organización del trabajo del Femi-Capitalismo: trabajadores pobres, impuestos excesivos (en un país con mucho Estado, eso sí), precios de la vivienda desorbitados que el rentismo se niega a rebajar, y desbaratamiento del hombre masculino y de su labor en una economía de servicios mayormente feminizada.

Estas condiciones sociales, políticas y económicas de hoy, disminuyen a la persona, se cargan la riqueza de la vida, crean sujetos incompletos, viciosos, deprimidos, desprovistos de soberanía y de independencia y de competencia, haciendo estragos en particular entre la población masculina, desprestigiada, desprovista de un sentido, arrojada al fútbol, el porno y el cinismo generalizado.

Nos guste o no, ese contexto español es una fuerza con la que debes contar si vas a tener hijos, y a la que debes “neutralizar” en la educación que les des, y aún y así el contexto no “se irá”: seguirá allí y tus hijos/as deberán vivir en él por los tiempos de los tiempos.

Obviamente, la educación que reciban en casa por parte de uno es crucial, y con ella se puede combatir la destrucción de las subjetividades orquestrada por Medios, Estado y Capital.

Pero el mundo en el que deberán crecer es una auténtica distopía.

Yo debería vivir bastante “fuera del sistema” como condición sine qua non para emprender la crianza; si no, me niego a putear a mis hijos así.

Y esa huída del sistema, incluiría cosas como:

  • vivir en el campo.
  • tener otras familias, varias, con hijos del mismo estilo, cercanas (no necesariamente hippies, sinó gente normal, con ofico y beneficio, gente decente, humilde, sencilla).
  • educarles en valores humanistas, incluso algo tradicionales: el hombre es hombre, la mujer es mujer, el hombre lidera y es respetado y prestigiado, y la mujer respalda y es respetada y prestigiada.
  • teletrabajo para estar allí con ellos.
  • homeschooling o tele-educación (ignoro la ley de sobre esas cosas).
  • alimentación sana.
  • mínima tele para que se expongan al sistema en pequeñas dosis, como nos exponemos a las bacterias. Que vean al Ramontxu y la Pedroche dando las campanadas está OK.
  • etc.

Y eso teniendo una mujer confiable. Si se cumplen esas cosas, adelante. Si no, me niego a que estén en una ciudad contemporánea infecta y expuestos al Nuevo Orden, su casta, el precariato, la televisión, la educación estatal (de la que se salvan excepcionales muy buenos profesores, todo sea dicho), el imaginario capitalista, el feminazismo, y la sumisión a un Estado que con su organización ha logrado el punto crítico de fe y abducción social con los que soñaron otros regímenes sangrientos en el pasado, y que hace lo que le da la gana con la gente – sin oposición, sin criterio alternativo, sin protesta estructural alguna y, de hecho, con su apoyo entusiasta.

Mis dos céntimos sobre esa alarmante cuestión.

¿Una cantidad de olvido apropiada?

¿Una cantidad de olvido apropiada?

¿Una cantidad de olvido apropiada?

Nunca hubiera imaginado que alguna gente de origen popular en Colombia y Venezuela confundirían España con Italia o Argentina, pero SUCEDE.

O que no sepan ubicarnos mucho, y tengan que pensar y hacer como memoria “Ah sí, España…” o “hablas muy bién el castellano, qué hablais allí?”. Luego hacen memoria y ya te ubican, pero les cuesta.

Me encanta cuando sucede, es tan descabellado y entrañable a la vez.

Realmente no hay presencia de españoles, física, en Hispanoamérica, o tan poca que es como si no hubiera ninguna.

Eso tiene sus cosas buenas para los que estamos aquí. Malas ninguna, porque pierdes de vista el país (España) que, a mi al menos, tanto me ha agobiado y tan corrupto me parece (a todos los niveles).

Llegué a sentir que si no me mudaba me iba a volver loco, el egoísmo, el materialismo, la maldad, la corrupción de las almas y el postureo en España me estaban enfermando.

Luego la echas de menos, que si los bares, las ruinas romanas, las señoras teñidas, los colegas del barrio, pero yo necesitaba desconectar.

Aparte de la ausencia física de españoles en América (que los hay, pero somos cuatro), tampoco destacamos en las redes, donde si bién se prodigan algo más (youtube, etc), seguimos siendo minoría (el más presente es México).

Eso es una nueva perspectiva para mí, que relativiza el rol e impacto que tenemos en América: es relativo y reducido, es ocasional, es remoto. Creo que para bién, porque la España actual está como endemoniada, en su peor versión, la más cáustica, la más agresiva, por las razones antes mencionadas (Dios Dinero).

Finalmente, la realidad del dia a dia se impone tan masiva y severa para mucha gente en América que no tienen fuerzas ni para mantener en la cabeza que existen tales o cuales países y que son así o asá. No tienen tiempo para pensar mucho, si acaso para anhelar una realidad económica algo mejor.

La mayoría de gente sí tienen una idea de España. Pero un persistente 20% de personas no lo tienen del todo claro y deben darse un instante para recuperar el hilo de esa historia que se borró, buscar familiares allí en su memoria, recordar qué sé yo, a Julio Iglesias o los toros, y recobrar la noción de que una vez fue una Metrópoli de la que todos eran ciudadanos.

Ha sido un fascinante aprendizaje y una cura de humildad: no somos nadie… estamos muy lejos (los españoles) de nuestra mejor forma: moral, social, personal.

El Dinero, el Becerro de Oro, se ha encargado de anular todas las características que nos hacían reconocernos como hombres con un alma y un corazón.

Quizás este olvido americano tenga, por tanto, su razón de ser, y sea mejor así… aunque tampoco estoy del todo seguro.

Chachachá cubano

Chachachá cubano

Chachachá cubano

Cuba nunca dejó de ser inmensa, pero se cubrió de humo de fusiles y de habanos, y de tensión atómica y de embargos, y de grietas y de problemas, apenas aliviados por la divisa del turista indolente.

Aunque volverá a brillar por sí misma, y con el cariño de todo el mundo lo hará de pura salud, lejos de la usurpación del Imperio USAno, o del Partido Comunista, que trajo, según me cuentan, una cierta dosis de desdicha entre tanta dignidad.

Les dejo con un poderoso Chachachá (género cuyo apogeo fue en los años 50) de uno de sus inconos musicales, Benny Moré.

La Burguesía de Estado (o el Estado del Bienestar)

La Burguesía de Estado (o el Estado del Bienestar)

La Burguesía de Estado (o el Estado del Bienestar)

Presentamos hoy un video de Félix Rodrigo Mora sobre el Estado del Bienestar y sus espejismos, y un diagnóstico grave y conciso: el Estado del Bienestar hace a la gente pedigüeña y disgregada.

En cambio, una verdadera sociedad es relacional y convivencial.

En muchos barrios de Madrid por ejemplo, como, en general, a lo largo de toda la América Hispana, se conserva ese potencial como en ninguna parte (en comparación con otros barrios del mismo Madrid, o de otras ciudades españolas genéricamente más fragmentadas, o en comparación con otras ciudades europeas, especialmente las dichas “globales”), porque la gente del barrio se conoce y se reconoce.

Los barrios más aburguesados, o más “globales” (zonas de “compra” o de “marcha”) , o los de nueva construcción, tipo PAUs, etc, ya son harina de otro costal.

Menciono Madrid porque allí se percibe este componente de barrio “fuerte”, no siempre halagüeño, pero sí enraizado, aunque seguro que si vas a otras partes (Sevilla, Zaragoza, lo que fuere), también hay vida de barrio, que es el gérmen de la sociedad.

Pero en Madrid lo vi bastante.

En definitiva, pudiera ser que hayan Deshumanizado a la sociedad “a machete”, y ni cuenta nos hayamos dado…

Otra cosa que señala Félix (yo soy muy fan) es sobre la naturaleza de los políticos y funcionarios.

En el siglo XIX, el burgués era el explotador. En el XX, la empresa fordiana o gran empresa, así como los Regímenes autoritarios, y el Imperialismo y Capitalismo en su segunda mitad y especialmente último cuarto.

Hoy el Explotador (siglo XXI), es el Alto Funcionariado y los Políticos: no están allí por altruísmo, sinó para erigirse como nueva Clase Explotadora, de una maquinaria que goza (erróneamente) del beneplácito popular (al menos por el momento): el “llamado” Estado del Bienestar.

Sin más dilación:

Tribu del Amazonas Peruano crea una enciclopedia de 1000 páginas acerca de su Medicina Ancestral

Tribu del Amazonas Peruano crea una enciclopedia de 1000 páginas acerca de su Medicina Ancestral

Tribu del Amazonas Peruano crea una enciclopedia de 1000 páginas acerca de su Medicina Ancestral

En una enésima vuelta de tuerca de lo que parece ser una infinita destrucción de la humanidad española, sumida en una espiral descendente de individualismo e ignorancia (propiciados por los Media, el Estado mafioso, el juerguismo imperante, y su propia ignominia histórica, ya definitivamente acreditada), un equipo de apasionados gringos nos han pasado la mano por la cara una vez más en su genuina intención de ayudar a los pueblos indígenas de la América de habla Hispana, esta vez en Perú.

En vez de ser nosotros, o algunos de entre nosotros, quienes, con respeto máximo, buen corazón, y discreción subsidiaria, ayudemos a los pueblos originarios de Hispanoamérica a mantener sus conocimientos ancestrales (aunque seguro que hay colectivos dentro de esos mismos países que hacen lo propio, a los que me encantaría conocer), han tenido que ser unos atrevidos gringos quienes se han tomado la molestia (sospecho que apasionante) de ir hasta el Amazonas Peruano, para sistematizar y proteger los conocimientos médicos de los Matsés.

Este pueblo, del que el estulto españolardo medio todo ignora porque para empezar no tiene la predisposición de aprender nada sobre ellos ni de ellos, tiene sin embargo (muy al contrario que el españolacas medio) los más sutiles conocimientos médicos capaces de ayudar a cualquiera que se encuentre con determinados problemas de salud, así fueren leves, usando de manera sostenible la exhuberante naturaleza que les asiste.

El interés no es sólamente médico, que también (y que por el momento queda protegido de la Indústria Farmacéutica, porque esta Enciclopedia de los Matsés se ha escrito en su lengua, y sólo sería accesible ganándose su confianza y aprendiendo su idioma, quedando sin embargo abierta la posibilidad de que los Matsés compartan su conocimiento en el futuro, aunque lo que prime ahora sea su mera preservación).

El interés es también Antropológico y Cultural, porque esta gente tienen una Conexión con el mundo natural, una delicada interacción con un medio hostil en el que viven sin la que no sería posible extraer, conservar, compartir o aplicar esos conocimientos. En otras palabras: respeto y escucha por la Naturaleza.

Una conexión Cosmogónica como apenas ningún español (u occidental, extensivamente) podría llegar a soñar a estas alturas de la insufrible película aniquilante en la que están sumidos.

¿He dicho “Cosmogónico”? ¿Y qué es eso? Yo lo definiría así:

Cosmogonía: Narrativa de un Orígen, a base de sostener una determinada interacción con el Mundo.

Traduzco aquí por tanto una entrevista de Mongabay al Director de Acaté Amazon, responsables del proyecto, en el primero de una serie de artículos sobre este mismo y concreto tema, que podrían expandirse a temas colindantes en el futuro ya que lo encuentro un tema apasionante.

La entrevista original, aquí:

Amazon tribe creates 500-page traditional medicine encyclopedia

La traducción al español, que yo he humildemente hecho con la ayuda de Google Translate, en PDF, aquí:

Colectivo Acaté salva el conocimiento de los Matsés en al Amazonas Peruano